The Table By La Salita

The Table By La Salita

Pop up Store es uno de esos términos que escuchas por primera vez, pongamos un martes, y a partir del jueves lo ves, lo lees y lo oyes todos los días. En Malasaña, mi hábitat natural, está a la orden del día. Gracias a este concepto tengo unas gafas de sol impresionantes de los 70 y ahora puedo comer en un restaurante que está a un montón de kilómetros de distancia con sólo cruzar la calle Fuencarral.

the table by la salita

The Table by La Salita

The Table by es una de las apuestas más interesantes y originales que han llegado a Madrid en los últimos tiempos, comparte con las Pop up Store el cambio constante y el no aburrirte nunca. Cada mes y medio, más o menos, un chef de cualquier parte de España puede venir a Madrid a presentar no sólo su propuesta culinaria sino un cachito de su restaurante.

Y la propuesta que voy a contaros ahora viene de la mano de Begoña Rodrigo, ganadora de la primera edición de Top Chef y propietaria del restaurante La Salita, en Valencia.

Begoña Rodrigo ha estado 6 semanas en The Table By  y según me contó uno de los camareros ha venido acompañada por varias personas de su equipo.

Nos propusieron dos tipos de menú: uno largo y otro corto. Además, tres arroces fuera de carta.  Yo soy una amante ciega del arroz y cuando digo ciega es que se me nubla la vista y ya no veo nada más (también me pasa con el bacalao) así que nos decantamos por el menú corto y un arroz a compartir (qué acierto, señor)

Comenzamos con un aperitivo: La barraca de chuches.  Eran diferentes trampantojos, entre ellos un cucurucho de hummus de un haba valenciana que estaba impresionante.

aperitivo the table by la salita

La barraca de chuches

Nos ofrecieron un maridaje con diferentes vinos (cosa que no solemos rechazar) pero veníamos de un cumpleaños, al sol, con amigos… Fuimos sensatos y elegimos un Ribeiro: Eidos Ermos (2014)  No es un desconocido para nosotros y tras analizar un poco la carta pensamos que haría muy buenas migas con todos los platos. Acertamos.

Los tres primeros entrantes estaban deliciosos: Tiara de encurtidos y salazones, en el centro aceite de albahaca. Le seguía unas alcachofas, gambas y jugo de anisados. Este plato, en concreto, me encantó y vaya por delante que no soy una fanática de las alcachofas. El jugo de anisados le daba el punch definitivo al plato, tan sorprendente como inesperado.  Y para acabar con las entradas nos trajeron una brandada de bacalao con guisantes frescos acidulados y anguila ahumada. También muy rico y original.

alcahofas, gambas y jugo de anisado restaurante la salita

alcahofas, gambas y jugo de anisado restaurante la salita

Continuamos con el plato fuera de carta: arroz de plancton. Para mí la joya de la corona. Fue un auténtico flechazo y, además, uno de los amables camareros hizo de celestino y me lo recomendó. El arroz estaba en su punto. El plancton le aportaba un maravilloso color y lo fundamental: el sabor a mar, a sol, a verano, a vacaciones. Realmente delicioso.

Para ir terminando nos sirvieron el plato que menos me gustó: vitello tonnato de pastrami con encurtidos. En mi humilde opinión el encurtido y la salsa le daban demasiada potencia y se me hizo un poco pesado.

arroz con plancton the table by la salita

arroz con plancton the table by la salita

Y como colofón semifinal: corzo lacado con regaliz, tallarines de boletus y celery con carbonara de moscatel. Divino. El corzo se deshacía en la boca. Si con el arroz nos íbamos a la playa, con este plato te vas al monte. Buenísima la mezcla con los tallarines de boletus. Y la carbonara de moscatel le aportaba un punto dulce que subía, aún más si cabe, el plato.

Dos postres: granache de chocolate con crema inglesa y regaliz.  Y zanahoria, lima, jengibre y coco. Este último, era como una tarta de zanahoria deconstruida. Me gustó el punto picante y fresco que le aporta el jengibre. El granache de chocolate estaba correcto pero tampoco para lanzar cohetes (he de aclarar que muy pocos postres me hacen lanzar cohetes, soy muy salá, que le vamos a hacer…)

También quiero hacer mención al personal en sala. Fueron muy amables y atentos en todo momento. Tuvieron el detalle de invitarnos a los cafés ya que nos cambiaron de sitio porque teníamos un poco de fresco en el nuestro.

Un aplauso para La Salita. Altamente recomendable y, por supuesto, repetible.

postre the table by la salita

Los postres by La Salita

 

 

 

Comments

Write a comment