¿Hace un vermut?

vermouth

Si hay una bebida por excelencia que nos abra el apetito esa es el vermut. Se ha hecho tan coloquial en nuestras vidas que cualquier persona sabe que si quedas para “tomar el vermut” va a ser una hora comprendida entre la una y las dos de la tarde.

El vermut es una de esas bebidas con historia. Algunos se remontan a la Antigua Grecia, se cree que lo inventó Hipócrates con fines medicinales.  Otros avanzan unos cuantos años más, concretamente al siglo XVIII, y le reconocen el invento a un mercader italiano llamado Antonio Benedetto Carpano, cuyo fin, más banal, era elaborar una bebida más ligera para los finos paladares de las mujeres de la alta sociedad.

El nombre de vermut es de origen alemán y era uno de los ingredientes que Benedetto Carpano usó en su elaboración.

El vermut está compuesto por vino, cOlave fondo blancoasi siempre blanco, que ha sido fortificado y macerado con hierbas aromáticas. Cada productor elige cómo se elabora. En el caso de nuestro vermut Olave, tanto el rojo como el blanco, utilizan 80 hierbas . Una vez preparada y macerada la infusión  (aproximadamente dos meses) lo mezclan con el vino blanco en un tanque de acero inoxidable, le añaden azúcar y alcohol vínico. Se deja en estos tanques unas cuatro o cinco semanas para estabilizar la mezcla y posteriormente estabilizarlo en frío, clarificarlo y filtrarlo.

Hay diferentes tipos de vermut según su procedencia. El vermut rojo es italiano, más dulce y el vermut francés es el blanco, bastante más seco. Aquí en España el vermut por excelencia proviene de Reus, Tarragona. Y se considera bastante más aromático que los demás, como podéis comprobar si os fijáis en la nariz de Olave.  En boca tiene una buena intensidad alcohólica, muy bien equilibrada con la acidez. Medianamente glicérico, hace que en el paladar resulte aterciopelado. También deja un largo postgusto, amargo, por supuesto, y muy intenso.

Tenemos diferentes formas de preparar un buen vermut, es muy común mezclarlo con sifón para rebajar un poco los grados. También se suele servir con hielo, muy frío, con aceituna verde y una rodajita de naranja.

El vermut, además, es una bebida que se suele usar mucho en la coctelería clásica. Los productores de Olave nos proponen el siguiente cóctel:

2/3 Olave Blanco

1/3 Ginebra

Ralladura de limón

Mucho hielo, todo bien mezclado y a disfrutar.

En cuanto al maridaje, le va mucho las conservas: mejillones, berberechos, navajas… También unos boquerones en vinagre, unas olivas y, por supuesto, si lo quieres gozar de verdad tómalo con una banderilla. Tendrás un aperitivo de Olé.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X